Cáncer en los perros, ¿existe un tratamiento eficaz?

Pocos diagnósticos en el mundo veterinario traen más dolor al cuidador de un perro que una simple palabra: cáncer.

La mente se dirige instantáneamente a la dureza percibida de la quimioterapia, la cirugía o los tratamientos de radiación; la probabilidad de remisióny la posibilidad de perder la batalla por completo.

Y si bien es cierto que las enfermedades renales y cardíacas pueden ser más difíciles de tratar y tienen menos posibilidades de sobrevivir que algunos tipos de cáncer, esto no impide que el espectro del cáncer proyecte una sombra oscura sobre la mascota y su familia.

El cáncer canino es tan común que es probable que usted escuche en algún momento esa palabra en boca de su veterinario. La buena noticia es que hay muchas opciones de tratamiento y cuidado.

¿Se puede curar el cáncer en los perros?

En medicina veterinaria, el objetivo del tratamiento del cáncer es entrar en remisión, no curarlo.

¿Por qué? La razón es que buscar un tratamiento curativo haría que muchos perros enfermaran. Los veterinarios tienen en cuenta la dosis de los tratamientos y los síntomas que causan. Se pueden usar dosis más bajas para lograr la remisión, y en algunos casos, para curarlo.

Como parte del protocolo para el tratamiento del cáncer canino, los veterinarios tomaron la decisión de que los perros no deben sentirse enfermos durante el tratamiento. No puedes explicarle a tu perro que tiene que pasar por días malos ahora con la esperanza de tener días buenos después.

Opciones de tratamiento del cáncer en el perro

El curso del tratamiento del cáncer de su perro será determinado por su veterinario u oncólogo veterinario, y dependerá del tipo de cáncer así como de otros factores específicos de su perro.

El especialista veterinario puede recomendar la quimioterapia, la radiación o la cirugía. También una combinación de estos tratamientos para el cáncer del perro.

Si los síntomas relacionados con la quimioterapia o la terapia de radiación no pueden ser tratados con medicina complementaria, el veterinario u oncólogo veterinario puede recomendar la suspensión del tratamiento.

La medicina veterinaria también ha hecho algunos avances recientes en otros tratamientos, como la inmunoterapia o anticuerpoterapia.

A continuación veremos las tres formas más comunes de tratamiento para el cáncer en los perros:

Cirugía

Realizar una cirugía para extirpar físicamente la mayor cantidad posible de cáncer suele ser parte del tratamiento siempre que exista esa posibilidad y la cirugía sea viable.

La cirugía, en algunos casos, podría ser el único tipo de terapia que se recomienda. en otras ocasiones puede llevarse a cabo antes o después de la quimioterapia o la radioterapia.

Quimioterapia

Si bien la quimioterapia es un término general para el uso de medicamentos para combatir la enfermedad, puede administrarse de varias maneras.

La quimioterapia puede ser administrada por vía oral, intravenosa (en una vena), tópica, subcutánea (bajo la piel), intramuscular (en un músculo), intratumoral (directamente en un tumor) o intracavitaria (en una cavidad del cuerpo).

La mayoría de los perros tratados con quimioterapia no sufren muchos efectos secundarios graves. Esto se debe a que los veterinarios no usan las mismas dosis altas de medicina que se usan para las personas con cáncer.

Los perros pueden experimentar estos efectos secundarios durante la quimioterapia:

  • La mayoría de los perros no perderán su pelaje, pero algunas razas (aquellas con pelaje de crecimiento continuo como los caniches) pueden experimentar algún adelgazamiento del pelo.
  • El perro también puede tener menos apetito y experimentar diarrea o vómitos temporales, normalmente leves y de corta duración, que se producen entre 24 y 72 horas después de una sesión de quimioterapia.
  • La supresión de la médula ósea es otra de las preocupaciones de los tratamientos de quimioterapia porque puede llevar a anemia y/o un mayor riesgo de infección. Pero estos tipos de efectos secundarios son típicamente tratables.

El Servicio de Oncología Clínica del Hospital Veterinario de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos es un centro de referencia mundial en la lucha contra el cáncer en los animales. Allí se estima que la probabilidad de que aparezcan efectos secundarios severos es de menos del 5% de todas las mascotas que reciben quimioterapia. Con un manejo adecuado, la mayoría de quienes lo sufren se recuperan sin problemas en pocos días.

Si su perro tiene que ser sometido a quimioterapia, su veterinario de confianza seguirá el progreso de la mascota a través de exámenes regulares, análisis de sangre y puestas en común con usted sobre lo que observa en casa. Puede hacer cambios en la dosis o en los tipos de fármacos que se utilizan para el tratamiento en función de cómo responda su perro a los mismos.

La radioterapia

Dependiendo del tipo de cáncer y de cómo está afectando a su perro, su veterinario puede recomendar la radioterapia en lugar de la quimioterapia.

La quimioterapia es un tratamiento sistémico que, una vez inyectado, va por todo el cuerpo luchando contra la enfermedad, incluso cuando empieza a extenderse a otros lugares. La radioterapia es una terapia localizada, como la cirugía. A menudo se utiliza para combatir tumores que no es posible extirpar quirúrgicamente  al suponer un riesgo para estructuras vitales como el corazón o el cerebro.

Existe también la posibilidad de usar la radiación de cuerpo entero o medio cuerpo para tratar cánceres que no están contenidos en un solo lugar, tales como linfomas.

A los animales se les administran diversos niveles de sedación para los tratamientos de radiación, principalmente para mantenerlos quietos. No hay dolor directo del tratamiento de radiación en sí, aunque algunas molestias, problemas de piel o fatiga pueden estar asociados con sus efectos.

¿Cuántos tratamientos de radiación necesitan los perros?

El protocolo de radioterapia se administra una vez al día y se necesitan generalmente entre 16 y 20 sesiones, por lo que tarda unas tres o cuatro semanas en completarse.

La duración de una sesión individual es de una hora y media a dos horas, y la mayor parte de ese tiempo se pasa esperando a que el paciente se adormezca por el sedante…y más tarde para recuperarse de la anestesia. El tratamiento en sí sólo toma unos 5-10 minutos.

Dependiendo del cáncer y la situación específica del perro, la radiación puede ser administrada con menos frecuencia, como cada dos o tres días.

En cualquier caso, el veterinario u oncólogo veterinario suele hablar previamente con los cuidadores de las opciones que existen para que el protocolo de terapia del perro sea práctico y poder llevarlo a cabo de la mejor forma.

¿Cuánto cuestan generalmente los tratamientos contra el cáncer en perros?

Cuando a su perro se le diagnostica cáncer, una de las primeras preocupaciones que puede tener es el coste. Es difícil determinar el gasto general que debe hacerse en el tratamiento, porque hay muchas opciones y dosis diferentes dependiendo de su perro y del tipo de cáncer del que se trate.

La consulta con el veterinario o el oncólogo le ayudará sin duda a obtener una cifra aproximada, pero puede que duden en darle una cifra específica, ya que es imposible predecir cómo responderá su perro al tratamiento.

Se establecerá un plan de tratamiento y un presupuesto prevista, pero hay muchos factores que pueden afectar al coste total que tendrá finalmente.

Existen algunos cánceres que son muy asequibles y baratos de tratar, y otros que realmente no dejan de sumar gastos y mas gastos.

Algunos cánceres pueden costar un par de cientos de euros al mes, mientras que otros pueden empezar a sumar miles antes de que finalice el tratamiento. Todo dependerá completamente de esa mascota, la evolución de la enfermedad y de los deseos de la familia.

Si tiene un seguro para mascotas, muchos de estos seguros cubren el tratamiento del cáncer (probablemente de forma parcial), pero las normas relativas a las condiciones preexistentes generalmente impedirán que obtenga cobertura una vez que su perro haya sido diagnosticado. Es decir, que si contrata el seguro una vez diagnosticada la enfermedad, el seguro no lo cubrirá.

Costos específicos del tratamiento del cáncer de perro

De media, una visita inicial para confirmar un diagnóstico de cáncer puede costar entre 100 y 200 euros.

Eso no incluye ninguna prueba de diagnóstico que pueda ser necesaria, como radiografías, análisis de sangre o exámenes de ultrasonidos. La cirugía mayor para eliminar un tumor canceroso que esté ubicado profundamente en el cuerpo del animal o que requiera una reconstrucción, puede comenzar en 1.200 euros.

Los tratamientos de quimioterapia pueden variar entre 150 y 5.000 euros, dependiendo del tipo y la gravedad del cáncer. La radioterapia puede oscilar entre 1.500 y 6.000 euros o incluso más.

También deben tenerse en cuenta el gasto en los medicamentos adicionales que puedan ser necesarios, como los analgésicos o los antibióticos, que podrían suponer entre 25 y 50 euros al mes por un período indefinido.

Dieta para perros con cáncer

Es vital que todos los veterinarios y cuidadores de mascotas estén atentos a la salud de todo el organismo de la mascota, especialmente cuando aparece diagnosticado un cáncer y se le somete a cirugía, radiación o quimioterapia. Lo que no se aborda totalmente en la medicina veterinaria oncologíca es la nutrición.

En lo que respecta a la dieta para el cáncer de los perros, mantener a su perro con una dieta que sea fácilmente digerible y que contenga el equilibrio adecuado de nutrientes puede ayudarles a sentirse mejor cuando se sometan a la radiación y a la quimioterapia. Esto es especialmente importante ya que muchos de los efectos secundarios más leves del tratamiento están relacionados con el sistema digestivo.

Tratamiento y cuidados paliativos a los perros con cáncer

Aunque el diagnóstico de cáncer en los perros no signifique en ningún caso que se la vida del perro esté llegando a su fin con certeza, la realidad es que será un momento estresante tanto para el cuidador como para su perro.

Si se encuentra en esta situación, esté seguro de que los especialistas veterinarios trabajarán junto con usted para darle las mejores opciones de tratamiento que existan y ayudarle a superar cualquier dificultad que se presente.

No asuma que no puede permitirse ciertos tratamientos. Hay opciones paliativas que son económicas y que pueden darle a su perro más días buenos junto a usted.

Los cuidados paliativos ayudarán a su perro a sentirse bien durante el mayor tiempo posible minimizando el dolor y, a veces, ralentizando el crecimiento del cáncer.

Mantenga una comunicación constante con su veterinario, ya que será el mejor recurso para ayudarle a dar una buena calidad de vida a su perro.

Más de este autor:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados

Lo más nuevo

El asma en los perros

Los perros jadean de forma natural cuando tienen calor o están fatigados. Pero hay que tener cuidado y estar atentos a las pistas que...

Valeriana para perros: ¿funciona?

Si su perro se aterroriza durante las tormentas eléctricas o se pone ansioso cuando se queda solo en casa, usar valeriana puede ofrecerle alivio....

A mi perro no le gustan los otros perros ni las personas

Si existen personas que no se sienten cómodas en los espacios cortos junto a otras personas, ¿por qué un perro debe ser siempre amigable...