Quimioterapia para perros ¿qué necesitas saber?

«Tu perro tiene cáncer». Estas quizás sean las cuatro palabras más aterradoras que un cuidador de mascotas puede oír. Después de recibir ese diagnóstico, es probable que apenas escuche a su veterinario exponer las opciones de tratamiento, que probablemente incluyan la quimioterapia.

Sin embargo, si comprende exactamente en qué consiste este tratamiento y cómo funciona, se asegurará de tomar la mejor decisión para su perro. A continuación encontrará más información sobre qué es la quimioterapia para perros, cuánto puede costar y cómo será el proceso para su mascota.

¿Qué es la quimioterapia y por qué la necesitaría mi perro?

La quimioterapia es un término que se le da a un grupo de medicamentos que tienen la capacidad de matar las células cancerígenas en los perros. La medicación o combinación específica dependerá del tipo de cáncer que tenga su perro, así como de su estado de salud general. El veterinario supervisará el tratamiento de quimioterapia para asegurarse de que funciona bien implicando efectos secundarios mínimos. Si no es así, puede probar otro medicamento o cambiar la dosis y la frecuencia.

La quimioterapia se prescribe a menudo para uno de los cánceres más comunes en los perros, linfoma…así como para algunas otras malignidades.

La quimioterapia se recomienda para los cánceres que ya se han propagado a otras áreas del cuerpo (metástasis) o que se sabe que tienen un alto potencial de metástasis

El uso de la quimioterapia depende del tipo de cáncer y de otros factores. La recomendación final depende de si se trata de un solo tumor en la piel, si podemos hacer la cirugía, si está más extendido o si el perro no es un buen candidato para la cirugía.

Si se aconseja la cirugía, el médico extirpará el tumor canceroso. El tejido que contiene las células cancerosas se enviará a un laboratorio donde un patólogo (especialista veterinario) examinará las células bajo el microscopio. El patólogo observará los bordes del tejido canceroso para determinar si es probable que vuelvan a crecer en ese lugar y clasificará el cáncer según su probabilidad de metástasis. Los cánceres considerados de «alto riesgo», es decir, aquellos que tienen la probabilidad de metastatizar…a menudo son tratados con quimioterapia.

El objetivo de la quimioterapia en los animales es diferente al de los humanos, por lo que el tratamiento es menos agresivo. Con las mascotas, el objetivo principal de la quimioterapia es proporcionar al perro la mejor calidad de vida durante el mayor tiempo posible.

Aunque la esperanza final es siempre que haya una cura, la realidad es que el objetivo no es realmente ese puesto que no se suele administrar la quimioterapia de forma agresiva en los animales. Al contrario de lo que sucede en los humanos, tener una buena calidad de vida durante el mayor tiempo posible se prioriza sobre el hecho de salvar la vida a toda costa.

¿Cuánto cuesta la quimioterapia para perros?

Como ocurre con cualquier tratamiento médico, el coste de la quimioterapia puede variar mucho según la frecuencia y la duración de la misma, las medicinas utilizadas, el centro médico que la lleva a cabo y el lugar donde resida el animal enfermo.

Un protocolo estándar de quimioterapia para un linfoma probablemente cueste entre 2.000 y 4.000 euros. Incluso dependiendo de la clínica, el coste puede ser de hasta 10.000 euros o más. Un tratamiento estándar comúnmente referido para este tipo de cáncer es el Protocolo de Madison Wisconsin, que combina tres medicamentos en un período de tiempo de 25 semanas. Si cree que este podría ser el método de tratamiento adecuado para su perro, hable con su veterinario para obtener más detalles sobre este tipo de quimioterapia.

Una opción menos costosa sería abonos por inyección en medida de las posibilidades. Estaríamos hablando de unos 25 o 30 euros por cada inyectable. Pero de esta forma, los costes se elevarían a miles de euros si los tratamientos requieren una duración de muchos meses y/o inyecciones más frecuentes. Cuando se describen los planes de tratamiento a los dueños de las mascotas, los veterinarios siempre tratarán de proponer opciones adaptadas al presupuesto de cada uno de ellos, el estilo de vida del perro y la frecuencia en que pueden ser tratados.

Los seguros para mascotas deberían cubrir algunos de los costes de la quimioterapia, pero depende de la compañía y la póliza. Para algunas razas de perros que son particularmente propensas al cáncer, las compañías de seguros pueden requerir una cláusula adicional específica.

Una cláusula adicional proporciona al titular de una póliza de seguro una cobertura extendida para una enfermedad o situación específica. Las compañías de seguros suelen ofrecer estas opciones de póliza con una prima extra que puede variar ampliamente.

¿Qué puedo esperar durante el tratamiento de quimioterapia de mi perro?

La forma en que se administra la quimioterapia depende de la medicina que se administra. La mayoría de los tratamientos requieren de una inyección y duran desde unos pocos segundos (similar a una vacuna) hasta unos pocos minutos. Algunos medicamentos intravenosos pueden tardar todo el día en ser administrados pero son situaciones poco frecuentes. Otros tratamientos de quimioterapia se administran por vía oral, pudiendo llevarse a cabo en la oficina o en casa.

Una hora aproximadamente es la duración de una cita de tratamiento de quimioterapia, que incluye tiempo para el papeleo, análisis de sangre, un examen e instrucciones de seguimiento. Estas citas son similares a una típica visita al veterinario, y están diseñadas para minimizar el estrés tanto para el perro como para el cuidador de la mascota.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la quimioterapia en los perros?

Los efectos secundarios para los perros son más leves y generalmente duran menos tiempo que para los humanos. Esto es así porque los perros reciben un tratamiento menos agresivo. De hecho, entre el 75 y el 80 por ciento de los perros no tienen efectos secundarios. Cuando aparecen, los efectos secundarios típicos incluyen pérdida de apetito, vómitos y diarrea.

Menos del cinco por ciento sufrirá esos efectos más severamente y tendrá que ser llevado al veterinario para ser tratado. En cualquier caso, si los síntomas del perro no desaparecen en un día o dos, es recomendable consultar al veterinario.

Lo que causa los efectos secundarios es la naturaleza indiscriminada de los componentes de la quimioterapia, que matan tanto a las células normales como a las anormales sin hacer discriminaciones. Tal destrucción puede afectar a la médula ósea de su perro, que produce células sanguíneas. El problema más común que aparece es el bajo recuento de glóbulos blancos. Los glóbulos blancos son la primera línea de defensa contra las infecciones, y un recuento bajo de glóbulos blancos puede poner a los perros en riesgo de infecciones.

A diferencia de las personas, los perros no suelen quedarse calvos por la quimioterapia, aunque podrían perder sus bigotes. Las razas que tienen pelo que crece constantemente, como los caniches, los Yorkshire o los perros de agua portugueses, pueden perder algo de pelo, que puede volver a crecer en un color diferente.

¿Con qué frecuencia necesitará mi perro la quimioterapia?

La frecuencia de los tratamientos dependerá del tipo de cáncer, la salud general del perro, la composición específica y los deseos de la familia. La mayoría de los tratamientos se dan en intervalos que van desde una vez a la semana hasta una vez cada tres semanas. Esa frecuencia puede durar un par de meses, después se reduce a una de cada cuatro a seis semanas.

La duración del tratamiento también depende del tipo de cáncer y puede durar desde unos meses hasta varios años.

Para el linfoma, la mayoría de los protocolos de quimioterapia estándar duran entre 16 y 24 semanas. Sin embargo, a menos que el cuidador desee pararlo, este a menudo no es el final del tratamiento. Una vez que el protocolo inicial se completa y el animal está en completa remisión (no se detecta el cáncer), se da a los animales un descanso del tratamiento y se espera hasta que ver si el cáncer ha vuelto. De ser así habría que empezar con la quimioterapia de nuevo.

Para otros tipos de quimioterapia, particularmente cuando se ha eliminado el tumor maligno y la prevención o retrasar cualquier posible reaparición es el objetivo, un ciclo típico de quimioterapia dura unos tres meses.

¿Es seguro exponer a mi perro a quimioterapia?

Los medicamentos permanecen activos en los desechos de su perro durante los primeros días después del tratamiento, por lo que se les aconseja a los dueños de las mascotas que sean precavidos y que usen guantes cuando limpien a su mascota. Existen guantes a prueba de quimio que los cuidadores pueden utilizar si administran tratamientos orales. Además, se les aconseja siempre que se laven las manos después de la administración, incluso si usan guantes.

Las mujeres embarazadas o en período de lactancia y las que tienen un sistema inmunológico debilitado, como las ancianas, deben tener especial cuidado con los desechos de sus mascotas. Sin embargo, no hay que preocuparse de que sus otras mascotas compartan cuencos de agua, platos de comida o utensilios con el perro enfermo.

Cuando se guarden los medicamentos para la quimioterapia en la nevera, se han de mantener en un recipiente dentro de un contenedor alejado de otros medicamentos y alimentos. Si accidentalmente se ingiriese algún medicamentos del perro, se ha de acudir lo antes posible a la consulta de un médico.

¿Existen tratamientos alternativos para los perros con cáncer?

Añadiremos al arsenal de cirugía, radiación y quimioterapia del veterinario otra opción: la inmunoterapia. Es un tipo de vacuna que se utiliza para estimular el sistema inmunológico del perro para atacar al cáncer.

Algunos de los mayores centros veterinarios universitarios y de investigación también están utilizando trasplantes de médula ósea para tratar algunos cánceres.

Si usted se encuentra en la situación de que su mascota haya enfermado con cáncer, para asegurarse de que tanto usted como su mascota tengan acceso a los últimos tratamientos y a los posibles ensayos clínicos, considere la posibilidad de llevar a su perro a un centro especializado en oncología veterinaria.

Más de este autor:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados

Lo más nuevo

Cómo elegir un criador de perros adecuado

¿Está buscando un cachorro de pura raza? Elegir el criador adecuado es el primer y más importante paso. Recuerde que un cachorro sano es...

Vacuna contra la enfermedad de Lyme en los perros

Hay dos tipos de vacunas para perros: las vacunas esenciales y las no esenciales. Las vacunas esenciales, como la de la rabia y el moquillo,...

¿Cuánto cuesta una limpieza dental para perros?

Muchos cuidadores de mascotas no se dan cuenta de que una gran parte del bienestar de su perro es su salud dental. A la...