Perros que roncan

El mío lo hace. Como si se tratase de un tren. Toda la noche. Sufro un poco de insomnio y me despierto en mitad de la noche. Quizás se deba a sus ronquidos que me hacen despertar más tiempo del necesario. Y serán sus ronquidos, sus mordiscos, los que marquen mis sueños durante el poco tiempo de la noche en el que puedo dormir.

Esta es una de las razones por las que muchos especialistas en sueño humano desaconsejan la práctica de compartir la cama con mascotas, especialmente en el caso de las personas que sufren patologías del sueño como el insomnio.

Los ronquidos son un problema respiratorio del perro

Este artículo no trata realmente sobre el insomnio. Trata de los perros y de lo que pueden sentir si no pueden dormir bien debido a la obstrucción de las vías respiratorias. Al fin y al cabo, los ronquidos son sólo eso: la evidencia de una vía parcialmente ocluida entre la nariz y los pulmones. Y no sólo afecta a sus patrones de sueño. Los perros que roncan están experimentando casi con toda seguridad algún grado de problema respiratorio que afecta también a su vida cuando está despierto.

Piense en cómo los perros regulan su temperatura corporal durante el ejercicio. En lugar de los mecanismos de sudoración que utilizan los humanos, los perros emplean la lengua y las vías respiratorias como mecanismo de refrigeración. El aire frío atempera el calor de la sangre que recorre los vasos a través de la lengua y todo el aparato respiratorio.

Así que piénselo de esta manera: Los perros que no son capaces de mover el aire de forma eficiente no sólo son más propensos a sufrir estrés térmico, sino que también tienen menos probabilidades de mover suficiente aire en sus pulmones para oxigenar su sangre de forma eficiente. ¿Por qué, sino, las razas propensas a roncar sufrirían de fatiga crónica?

¿Por qué roncan los perros?

Piense en el típico bulldog inglés de raza americana: la intolerancia al ejercicio está incorporada en sus genes. Si se mueve como un armatoste con la lengua fuera de la boca, no es sólo porque sea un desastre ortopédico y tenga una cara demasiado plana para su lengua, es porque no puede exhalar suficiente aire hacia fuera para permitir que su sangre reciba suficiente oxígeno. Si su lengua no cuelga todo lo que puede, no sólo se sobrecalienta más fácilmente, sino que su lengua se interpone en su laringe, ocluyendo así la única ruta que tiene el aire fresco hacia sus pulmones. Y cuando está en reposo y su lengua está por fin «dentro», ronca y toca la bocina como un autobús.

Pero bueno, los ronquidos siguen siendo «bonitos». Es una de las razones por las que decimos que nos encantan las razas de bulldog. Los propietarios de Bulldogs ingleses o franceses conocen mejor que nadie el arma de doble filo que es el roncador «lindo».

Ejemplos de problemas con los ronquidos de perros

Hace poco conocimos un caso de un bulldog grande y hermoso con el mejor temperamento que se pueda imaginar, pero excesivamente gordo, quizás con unos diez o veinte kilos de más. Había estado regurgitando su comida de forma intermitente durante una semana. También hacía ruidos respiratorios extraños cuando se excitaba. Pero por lo demás parecía estar bien. Su dueño pensaba que parecía tener algo atascado en la garganta. Hacía muchas arcadas, tragaba mucho, hacía ruidos respiratorios más fuertes de lo normal, roncaba horriblemente y regurgitaba más.

En un examen veterinario, las radiografías parecían mostrar a un típico bulldog con «síndrome braquicéfalo». Por eso el doctor decidió mirarle la garganta bajo sedación. Pero esto resultó ser una muy mala idea.

No era de extrañar que este perro roncase. Se le encontró toda su vía respiratoria colapsada a nivel de su laringe. Sus vías respiratorias ya no se abrían ni se cerraban, estaban cicatrizadas. La hinchazón allí era tan intensa que era imposible pasar un tubo normal. En su lugar, el veterinario tuvo que introducir una sonda urinaria en sus vías respiratorias para hacerle llegar algo de aire. Su vida corrió serio peligro.

Finalmente necesitó la ayuda de un especialista que confirmó los hallazgos de la revisión veterinaria y que ofreció un diagnóstico aterrador: Toda esa regurgitación era secundaria a sus verdaderos problemas en las vías respiratorias. Su estómago estaba siendo empujado a una posición anormal con cada respiración que este perro hacía. Extrañas y terribles, las hernias de hiato son a veces el resultado de problemas respiratorios. Son parte de la etapa final de un proceso que suele comenzar con… sí, los ronquidos.

Así que quizás ahora vea con otros ojos el problema de los ronquidos en los perros. Después de esta aventura, en la que angustia respiratoria llegó a amenazar la vida del perro, un poco de insomnio provocado por algunos «simples» ronquidos, quizás sea la menor de sus preocupaciones..

Más de este autor:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Artículos relacionados

Lo más nuevo

Cómo elegir un criador de perros adecuado

¿Está buscando un cachorro de pura raza? Elegir el criador adecuado es el primer y más importante paso. Recuerde que un cachorro sano es...

Vacuna contra la enfermedad de Lyme en los perros

Hay dos tipos de vacunas para perros: las vacunas esenciales y las no esenciales. Las vacunas esenciales, como la de la rabia y el moquillo,...

¿Cuánto cuesta una limpieza dental para perros?

Muchos cuidadores de mascotas no se dan cuenta de que una gran parte del bienestar de su perro es su salud dental. A la...